lunes, 25 de mayo de 2015

BOLAS DE TAMARINDO

                                  
Las bolas de tamarindo, junto con los cabellitos, las cocadas, las alegrías, las panelitas de leche, entre otros, hacen parte de la dulcería tradicional de nuestra costa caribe. En ellas se combina muy bien lo ácido con lo dulce. Su elaboración es totalmente artesanal, fácil  y los únicos ingredientes son azúcar y  tamarindo crudo. Las cantidades se calculan teniendo en cuenta el grado de acidez del tamarindo y el gusto de la cocinera. Generalmente es el doble de azúcar que de tamarindo.
En la web vi algunas recetas, procedentes de Guatemala, donde las bolas de tamarindo las hacen cocinando el tamarindo y procediendo con la técnica de los dulces. Me queda pendiente esa investigación porque hasta ahora no he hecho dulce de tamarindo. Habrá que probarlo.
Ingredientes:
250 g de tamarindo sin cáscara
500 g de azúcar



Pelar los tamarindos y enjuagar para sacar cualquier residuo de cascara, escurrir y dejar reposar para que se hidraten. 







Luego de una hora aproximadamente se adiciona el azúcar, poco a poco,  y se comienza a amasar hasta lograr que la pulpa del tamarindo y el azúcar se integren formando una masa maleable. Las semillas deben seguir dentro de la piel que las cubre y harán parte de la bola de tamarindo (para poder sacarlas con los dientes). Probar y si aún está muy ácida la mezcla, adicionar azúcar a gusto.



Tomar porciones de esta mezcla y formar las bolas del tamaño deseado. Espolvorear con azúcar para que no se peguen entre sí y dejar secar a temperatura ambiente o al sol. Guardar en recipientes herméticos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario